Cómo preparar un té de albahaca

Si te preguntas cómo preparar té de albahaca, has llegado al lugar indicado. Aquí te presentamos varias recetas deliciosas para disfrutar su sabor, y también aprovechar todas las propiedades que aporta esta infusión al organismo.

albahaca propiedades

Una hierba culinaria se suele emplear con más frecuencia en la gastronomía, debido a su capacidad para potenciar el sabor de un plato gracias a sus propiedades organolépticas. La albahaca pertenece a este grupo de hierbas, ya que tiene un aroma intenso pero agradable. Normalmente se utiliza como aderezo de carnes, pescados, pastas y ensaladas.

Pero una forma de aprovechar sus beneficios, es haciendo un té de albahaca, que además puedes combinar con otros ingredientes como la hierbabuena, canela, menta, jengibre, limón… Empecemos repasando las propiedades de esta planta, y luego te enseñaremos algunos trucos para preparar la infusión.

Un breve repaso a las propiedades medicinales de la albahaca

A continuación te dejamos un par de propiedades referentes a la planta, y una serie de beneficios para la salud del organismo que podrás disfrutar si te la bebes en infusión.

  • También llamada alhábega, su nombre científico es Ocium Basilicum, y pertenece a la familia de las lamináceas.
  • Es una hierba perenne si se cultiva en un clima tropical.
  • La albahaca morada es una hierba digestiva, por lo que tomar un té después de una comida copiosa aligerará la sensación de pesadez.
  • Elimina la retención de líquidos gracias a sus cualidades diuréticas.
  • Aplicada vía tópica, alivia la irritación leve de la piel.
  • En cosmética se usa para combatir el acné.
  • Se considera un tranquilizante natural ideal para calmar el estado de nerviosismo. Otras plantas medicinales con propiedades tranquilizantes son la manzanilla, la tila, la hierba luisa o la melisa, y puedes alternar su consumo con el de la albahaca para obtener beneficios de ambas.

¿Cómo preparar té de albahaca?

te de albahaca

Para elaborar una infusión con hojas de albahaca fresca, lo primero que necesitas es reunir los ingredientes necesarios.

  • Un par de cucharadas de hojas de albahaca.
  • Dos vasos de agua (500 ml).
  • Azúcar al gusto (no la recomendamos).
  • Otros ingredientes para descubrir nuevos sabores como pimienta, unas gotas de limón, jengibre, hierbabuena, miel o menta para dar un toque de frescor.

El método de preparación es el siguiente:

  1. Pon a hervir el agua en una olla pequeña y esperar a que hierva.
  2. Justo antes de alcanzar el punto de hervor, agrega la albahaca fresca y el resto de plantas que hayas escogido.
  3. Esperar 90 segundos.
  4. Apagar el fuego y dejar que la mezcla infusione durante 5-7 minutos.
  5. Pasar por un colador.
  6. Añadir azúcar, sacarina, limón o miel.

¿Cómo tomarla?

Puedes beberte esta infusión cuando estés estresado, para descansar mejor o si te has pegado un atracón de comida. También puedes tomarla a menudo para disfrutar de su sabor, sin más.

Contraindicaciones de la infusión de albahaca

Lógicamente, el consumo de la albahaca es seguro, pero hay que moderar su consumo y no excederse en la dosis. Además, cabe tener en cuenta algunas contraindicaciones en determinados estados o si padeces alguna enfermedad específica.

  • Si estás embarazada o en periodo de lactancia.
  • Si padeces síndrome de colon irritable.
  • Si tienes problemas en el hígado o los riñones.
  • Si recientemente has sufrido alguna afección estomacal como gastritis o una úlcera gastrointestinal.
  • Los niños y los ancianos deben moderar su consumo.

Para prevenir posibles efectos secundarios, te recomendamos que no te automediques y cualquier duda que tengas se la preguntes a tu médico.

Esperamos que te haya gustado este artículo sobre cómo preparar un té de albahaca. Si es así, ahora te sugerimos que leas otros similares en la categoría de otras infusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*